Septiembre, mes de sismos y adversidades

En septiembre de 2017, dos fuertes sismos sacudieron México, dejando a su paso más de 400 muertes y graves daños materiales. El primer terremoto, de 8.2 grados Richter, tuvo lugar en el Estado de Oaxaca, a las 11:50 pm, y dejó a más de 80 personas fallecidas. El segundo, de 7.1 grados Richter, ocurrió el 17 de septiembre, originado en Axochiapan, Morelos, a las 13:40:40, con un saldo de 331 personas fallecidas según datos del coordinador nacional de Protección Civil.

Numerosos estados del país se vieron afectados por estos desastres naturales, pero la solidaridad de la gente, programas gubernamentales de ayuda y la intervención de grandes instituciones no tardaron en llegar. Entre ellas se encontraba Futbol Más, una organización que trabaja en pro de la niñez en todo el mundo y que llegó a México con el apoyo de UNICEF para contribuir a la reducción de los daños ocasionados por los sismos, especialmente en los estados de Morelos y Oaxaca.

\»En Morelos, Futbol Más llegó a la unidad deportiva Niños Héroes y a la unidad Roberto Monito Rodríguez en un momento en que muchas personas aún presentaban daños psicoemocionales. Muchas familias intentaban retomar sus rutinas diarias y recuperar la confianza, pero tenían escuelas en ruinas, vivían en casas de campaña y tenían muy poco trabajo, ya que Jojutla es una zona que distribuye laboralmente en la zona sur del Estado y fue de las localidades con más afectaciones\», señaló Quetzalli Villalba, coordinadora de Futbol Más en Morelos.

En Oaxaca, tras realizar un diagnóstico, Futbol Más comenzó a trabajar en las comunidades más afectadas, entre ellas San Mateo del Mar, Juchitán, Tehuantepec Barrio Vixana y Tehuantepec Barrio Guichivere. \»Muchos niños sufrieron la pérdida de familiares cercanos, como el caso de un chico cuyo padre era vigilante del mercado de Juchitán y quedó atrapado entre los escombros\», comentó Denisse Vyvani, coordinadora regional de Oaxaca.

El miedo, la angustia, los nervios, el insomnio y los traumas son algunas de las situaciones que Futbol Más pudo abordar a través de sus intervenciones sociodeportivas, en las que el deporte ayudó a fomentar la resiliencia y la resignificación del trauma en los niños, niñas y jóvenes. A día de hoy, dos años después, la fundación ha formado a más de 100 líderes comunitarios que siguen trabajando en estas regiones para fortalecer habilidades, cohesionar las comunidades, promover la ayuda mutua y la solidaridad.