Inclusión en el deporte

Cuando hablamos de inclusión en el deporte, nos referimos a que todas las personas deberían poder acceder a cualquier disciplina deportiva independientemente de las condiciones sociales, políticas, culturales, teológicas, físicas y de cualquier tipo, pues como bien hemos mencionado anteriormente, éste es un derecho humano, incluso de quien no practica disciplina alguna, y a pesar de que distintos grupos han peleado sus propias luchas para poder acceder a éste, aún existen diversas barreras  como la categorización, la creación de reglamentos, prejuicios, estigmas y discriminación disfrazada de “competencia justa o equitativa”, entre otras, que limitan el acceso de muchas personas.

De historia sabemos que el deporte fue creado del “hombre” para el “hombre”. Si nos remontamos tres mil años atrás, podremos darnos cuenta de que las mujeres estuvieron vetadas por mucho tiempo, solo las mujeres solteras podían asistir a los juegos y la pena para una mujeres casada que observara a los atletas competir era la muerte, pues los atletas competían desnudos, exhibiendo sus cuerpos como símbolo de perfección y dedicación, fue hasta 1900 que los Juegos Olímpicos dieron acceso a las mujeres limitando su participación a disciplinas como golf y tenis, y fue hasta las Olimpiadas de Río en 2016 que finalmente las mujeres tuvieron participación en todas las disciplinas, a excepción de lucha, donde no existe una categoría femenil.

Así como las mujeres han luchado por tener un espacio, actualmente existen otras poblaciones, que por su parte han seguido el mismo camino, por mencionar algunos tenemos a las personas con discapacidad , que a través del deporte adaptado han hecho valer su derecho, o grupos de deportistas indígenas como lo son los niños triquis que se hicieron visibles por tener destacadas participaciones jugando descalzos en el basquetbol y las personas de la diversidad sexual, sin embargo se hace de manera segmentada, ya que el deporte profesional no permite la participación en conjunto y limita categorías por géneros, edades o niveles de competencia.

La lucha libre podría considerarse el deporte más incluyente, ya que pone en un mismo plano a todos los luchadores, hombres, mujeres, personas de tallas cortas, de la diversidad sexual, entre otros, donde gana el que más habilidades posee y claramente rompe con prejuicios sociales cuando vemos que el débil le gana al fuerte, o la mujer al hombre o el pequeño al más alto, dejando ver que lo más importante es la capacidad que cada peleador tiene.

Lograr la inclusión en el deporte para todas las personas no es una tarea sencilla, pues no solo requiere de una recategorización en cada disciplina, sino de sensibilización social que genere igualdad de oportunidades para todas y todos, ya hoy en día algunos espacios se han abierto, por mencionar el más reciente tenemos el de  Mara Gómez, futbolista trans argentina que recientemente debutó en la primer división de futbol femenil y esto que hoy es un sueño, esperemos que las distintas Federaciones Deportivas lo tomen de ejemplo para que mañana se pueda vivir como una realidad.

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish